Young people are spreading disposable masks outside

#CrisisCoronavirus: Enseñanzas dolorosas para una sociedad mejor

Artículo de opinión de Pepe Álvarez en ABC

Estamos ante una situación de crisis sin precedentes en la época moderna. Para hacerle frente son necesarias medidas de todo tipo, algunas de las cuales ya han sido puestas en marcha por el Gobierno. Pero esas medidas no servirían para nada sin el valor y la fuerza de las personas trabajadoras que sostienen el tejido productivo de este país. Cada mañana –o cada noche, depende de su turno– se levantan, y mientras se preparan para ir al trabajo, seguro que se preguntan a sí mismos: ¿por qué no me quedo en casa, tranquilo y seguro? Y se contestan que hay que mantener a la familia.

Pero también advierten que su trabajo es importante, que gracias a él otras personas reciben los productos y servicios que necesitan, se mantienen los suministros esenciales, se limpian las calles, se atiende a los pacientes, etc. Estas personas trabajadoras hacen posible que nuestra sociedad no se derrumbe y para ello asumen riesgos personales. Por eso tenemos la obligación de dotarles de los medios adecuados para que puedan hacer su trabajo con la mayor seguridad posible. Y, en esto, ningún esfuerzo es demasiado.

«No podemos dejar a nadie fuera porque el coste sería terrible y los trabajadores y trabajadoras de este país reclaman respuestas que solo una sociedad justa y equilibrada puede darles»

Pero tenemos otra obligación: la de reflexionar y actuar en consecuencia. Necesitamos una sociedad mejor. Ya estamos viendo con claridad a dónde nos conduce una política que deja en manos del libre mercado, de la competencia salvaje en salarios y costes, aspectos estratégicos de nuestra economía y nuestro estado de bienestar, como el sistema de salud.

De esta crisis tenemos que salir con una mentalidad diferente todo el mundo, sea cual sea nuestra posición política. Porque ha quedado demostrado que la existencia de una potente intervención pública en ciertos sectores como el sanitario es prioritaria, ya que, en caso contrario, ante los simples balbuceos de una crisis todo el sistema se pone en cuestión.

En estos duros momentos advertimos con total nitidez los riesgos de que nuestros recursos básicos estén en manos de aquellos que ponen por delante la obtención de un beneficio inmediato a la garantía de la salud para toda la población.

Las personas que están trabajando día a día frente a una enfermedad que no deja de extenderse tienen derecho a que les aseguremos un futuro mejor.

Un futuro con una sanidad pública capaz de afrontar las dificultades que tenemos; con una industria española y europea potente que no dependa de una competencia basada en la explotación de las personas; con un nivel de intervención e inversión pública en ciencia, tecnología e investigación que posibilite el desarrollo sostenible; y con una dotación de recursos básicos que aseguren el reforzamiento y mantenimiento de un Estado Social, Democrático y de Derecho como reza nuestra Constitución, que no esté a los pies de especuladores y vaivenes bursátiles ante las amenazas.

Esta crisis la vamos a superar, unidos, con el esfuerzo de todas las personas e instituciones. Pero va a ser muy dolorosa y dañina. Y debemos tomar enseñanzas de ella.

La primera, que es urgente que impulsemos un cambio de mentalidad que nos permita constituir, con el mayor consenso, un tejido social y productivo preparado para hacer frente a nuevas crisis, y a aquellas que ya tenemos instaladas y no hemos sabido afrontar, como la climática.

No podemos dejar a nadie fuera porque el coste sería terrible y los trabajadores y trabajadoras de este país reclaman respuestas que solo una sociedad justa y equilibrada puede darles.

Share
Más Claridad

Las crisis no son para el verano

Artículo de Pepe Álvarez, Secretario General de UGT, publicado en Diario.es Hay una receta progresista para la inflación: control de precios, límite a los beneficios empresariales, y escudo social. Y convenios colectivos con subidas responsables y cláusula de revisión a final de año para no perder poder adquisitivo ni parar la economía. Decía el poeta

Leer +

El coste del despido

Artículo de Pepe Álvarez, Secretario General de UGT, publicado en La Vanguardia. Una de las características fundamentales de la reforma laboral de 2021 es el cambio de paradigma que supone: por primera vez sirve para recuperar derechos de las personas trabajadoras. Tradicionalmente, las reformas laborales en España imponían un marco institucional degradador de derechos en

Leer +

Mejorar (y mucho) la nueva ley de empleo

Artículo de Cristina Estévez, Secretaria de Política Institucional y Políticas Territoriales de UGT, publicado en ElDiario.es  Que una parte del dinero que se da a las CCAA solo para programas de empleo y formación se retenga y se destine la parte necesaria para hacer los diagnósticos y tratamientos. Como dijo una vez Gurría (secretario general

Leer +

Romper un contrato

Artículo de Mariano Hoya, Vicesecretario general de Política Sindical de UGT, publicado en El Siglo de Europa. La seguridad jurídica es el presupuesto esencial para la realización del tráfico económico. La protección de los contratos es condición básica para dar estabilidad económica y social. Es comúnmente aceptado que cuando se rompe un contrato, cuando no se ejecuta en

Leer +
Share
Share