img_miller

La empatía lleva a comparar, comparar a valorar, valorar a respetar

Katharina Miller – Miembro del Consejo del European Law Institute (ELI), con sede en Viena, y preside la Asociación Europea de Mujeres Juristas con sede en Bruselas.

Mientras escribo estas líneas, me llega un whatsapp de mi vecina. Me pide que grabe un audio, para un programa de radio local, explicando brevemente la importancia que tiene para mí la huelga de las mujeres del 8M. Además, me envía 5 mensajes de audio de otras mujeres, que imagino que también son de mi zona metropolitana. Hay una voz muy joven y muchas voces de mujeres más mayores, todas reivindicando contra la violencia sobre las mujeres por el simple hecho de ser mujer. Me ha impactado, porque percibo las ganas de luchar que debieron haber sentido las sufragistas hace 100 años cuando lucharon por el derecho de votar.

Tengo la sensación que gracias a #metoo, este 8M parece ser diferente porque ya hay más mujeres – y hombres – a nivel mundial que demuestran su disconformidad con el mundo contemporáneo.

No obstante, según las cifras actuales proporcionadas por el Foro Económico Mundial, cada vez es más difícil ser mujer.

Tengo la sensación que gracias a #metoo, este 8M parece ser diferente porque ya hay más mujeres – y hombres – a nivel mundial que demuestran su disconformidad con el mundo contemporáneo.

De acuerdo con la Comisión Europea, “las mujeres constituyen el 52% del total de la población europea, y sin embargo, de los autónomos en la Unión Europea solamente un 34,4% son mujeres. Del conjunto de emprendedores en start-ups solamente el 30% son mujeres “. Esta institución europea insiste en que “la creatividad femenina y el potencial empresarial son una fuente de crecimiento económico sin explotar y los empleos deberían desarrollarse más”. Sally Krawcheck lo resumió perfectamente en su libro “Poséelo”: las mujeres realizan el 80 por ciento de las compras de los consumidores, controlan cinco billones de dólares de activos invertibles (al menos en los Estados Unidos) y, dada su mayor esperanza de vida, las mujeres heredarán unos 29 billones de dólares en las próximas décadas. McKinsey (2015) estima que involucrar plenamente a las mujeres de todo el mundo en la economía puede agregar doce billones de dólares en crecimiento económico.

Todavía no existe un equilibrio de género en la toma de decisiones económicas y este es un fenómeno internacional. El Instituto de la Unión Europea para la Igualdad de Género (EIGE) mide la proporción de mujeres y hombres en los consejos de administración de las mayores empresas registradas a nivel nacional que cotizan en las bolsas de valores de los (todavía) 28 Estados miembros de la Unión Europea. Para 2015, publicaron que solo el 21,7% de las mujeres son miembros en los consejos de administración o supervisión de las empresas cotizadas más importantes en la Unión Europea, en comparación con el 78,3% de los hombres.

Todavía no existe un equilibrio de género en la toma de decisiones económicas y este es un fenómeno internacional.

Nacida alemana, me permito hacer hincapié en el hecho de que yo vivo en España porque percibo una libertad aquí que, de esta manera, no existe en Alemania. Aquí he podido tener tres hijos maravillosos y descubrir mi talento empresarial, que sin embargo en Alemania, donde las madres con hijos pequeños ser perciben como “madres cuervos” – es decir, como malas madres – no me hubiera sido posible desarrollar.

Tengo esperanza porque hace una semana volvió mi hijo mayor de 7 años, cantándome una canción que había aprendido en el colegio. Me replicó: Mamá, me parece muy mal que tenga que cantar “vete tranquila” porque no soy una niña. Seguro que está en femenino porque lo ha escrito una profesora. Le contesté que llevo toda mi vida hablando en masculino, y que me encanta que se percate de lo extraña que yo también me siento habitualmente. Creo que ya ha empezado el cambio.

Pienso que la medida más fácil es querer ver y entender las cifras anteriormente mencionadas y querer realizar un cambio. Como escribió Peninah Thomson en el 2011: Hay suficientes pruebas – Entonces, ¿por qué se está haciendo tan poco?

Share

Comparte!!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on skype
Share on email
Share on print
Más Claridad

Últimos posts

¿A qué espera Von der Leyen?

Artículo de Cristina Antoñanzas, Vicesecretaria General de UGT, publicado en El Siglo de Europa En la Unión Europea existe una ley de igualdad salarial desde 1975, pero la brecha salarial de género es del 16% por hora trabajada, una diferencia salarial que va desde el 27% en Estonia al 2% de Eslovenia pero que afecta

Leer +

El futuro del trabajo

Artículo de Pepe Álvarez, Secretario General de UGT, publicado en el blog Valor Sindical El Ministerio de Trabajo prometió que la ‘Ley Rider’ que habrá de regular las plataformas digitales, estaría lista antes de acabar 2020. Bien, estamos a finales de enero, y la negociación entre los sindicatos, el Gobierno y la patronal lleva bloqueada

Leer +

Cambio de gobierno en EEUU: Alivio institucional y sindical

Artículo de Pepe Álvarez, Secretario General de UGT, publicado en el blog Valor Sindical Joe Biden ha tomado posesión de su nuevo cargo como presidente de los Estados Unidos de América hoy, 20 de enero, tras su victoria electoral el 3 de noviembre de 2020. La entrada en la Casa Blanca de este nuevo inquilino

Leer +

Digitalizar y recualificar, obligaciones inseparables

Artículo de José Varela, Responsable de digitalización en el trabajo de UGT, publicado en Cinco Días Ya nadie duda de que la digitalización será un eje fundamental para la recuperación de nuestra economía. El riego milmillonario en forma de ayudas públicas europeas ha obrado el milagro: la modernización digital de nuestro tejido productivo se ha

Leer +
Share
Share