Los sindicatos, fundamentales para hacer frente a la desigualdad

Luca Visentini, Secretario General de la Confederación Europea de Sindicatos (CES)

La defensa y mejora de los salarios de los trabajadores y trabajadoras es tarea fundamental de los sindicatos. Pero cuando la Confederación Europea de Sindicatos lanzó su emblemática campaña europea en 2016 sobre aumentos salariales, nuestras preocupaciones iban mucho más allá del contenido de los acuerdos salariales. Nuestros argumentos abarcaban la justicia social, la equidad y el mejor camino posible hacia una recuperación sostenible en la economía de la UE, seriamente afectada por la crisis.

Entre 2010 y 2017, los salarios reales en Europa se estancaron o incluso disminuyeron, mientras que la productividad aumentó. No obstante, queríamos desmitificar el mantra de que los salarios más altos son malos para las empresas, para el empleo y para la economía en general.

Por el contrario, son los salarios bajos y la desigual distribución de la riqueza lo que arruina el crecimiento y la sociedad. Entre 1994 y 2014, la creciente desigualdad de ingresos costó a las economías europeas hasta un 10% de pérdida de producción económica, según cifras de la OCDE. Incluso el Banco Central Europeo ha recomendado una subida salarial para respaldar la recuperación económica.

“Las evidencias muestran que aquellos países con amplias brechas en la distribución de los ingresos sufren mayores niveles de criminalidad, de gasto social y de sanidad. Los bajos salarios están íntimamente relacionados con una salud deficiente”

Las evidencias muestran que aquéllos países con amplias brechas en la distribución de los ingresos sufren mayores niveles de criminalidad, de gasto social y de sanidad. Los bajos salarios están íntimamente relacionados con una salud deficiente, baja expectativa de vida y malas condiciones laborales, y debe ser reconocido como riesgo laboral.

La desigualdad en España

Aun así, la desigualdad ha ido en aumento casi por todas partes. Según los últimos datos de Eurostat, la brecha de ingresos entre ricos y pobres en España es una de las más altas de la UE, solo por detrás de Rumania, Lituania y Bulgaria.

En 2016/17, el 1% de la población con mayores ingresos en Europa percibía 118 veces más por hora que el 1% inferior. El patrimonio de las personas más ricas del mundo se disparó en un 18%. El Informe Conjunto sobre el Empleo de la Comisión Europea de 2018 mostraba que la pobreza en el trabajo estaba aumentando, en 2016 afectaba al 9,6% de la población en edad de trabajar.

Los salarios en España no han seguido el ritmo del crecimiento del PIB. Estimamos que los aumentos salariales en toda Europa habrían sido cuatro veces más altos de haberse adecuado a las ganancias de productividad en los últimos 16 años.

“Los salarios en España no han seguido el ritmo de crecimiento del PIB. Estimamos que los aumentos salariales en toda Europa habrían sido cuatro veces más altos de haberse adecuado a las ganancias de productividad de los últimos 16 años”

La desigualdad salarial por género en la UE se mantiene en un 16%, lo que en términos efectivos significa que para un mismo puesto de trabajo las mujeres trabajan gratis dos meses al año en comparación con sus homólogos masculinos. El Pilar Europeo de los Derechos Sociales, conseguido a duras penas, reitera los principios de igualdad de género e igual remuneración por el mismo trabajo, pero se necesitan acciones, no palabras, para aumentar los salarios de las mujeres, mejorar el equilibrio entre vida laboral y personal, y eliminar las barreras que impiden a las mujeres acceder a trabajos mejor remunerados y de alto estatus.

El enorme abismo existente entre salarios del este y oeste, y del sur y norte de Europa no solo está causando penurias, sino que también provoca una fuga de cerebros de jóvenes cualificados, socavando los salarios y condiciones acordados colectivamente y saboteando el mercado único. En 2008-2016, en seis de los 11 países de la Europa central y oriental, los salarios perdieron valor en comparación con los países de Europa occidental. ¡Se necesitarán 207 años para que los trabajadores de la República Checa lleguen al mismo nivel que sus homólogos en Dinamarca! Es por eso que la CES ha lanzado una Alianza Europea para una Convergencia Salarial Alcista, haciendo un llamamiento a los interlocutores sociales, a los gobiernos y a las multinacionales para que tomen medidas.

Organización sindical

Sabemos que la afiliación sindical es un factor clave para combatir la desigualdad. Incluso el Fondo Monetario Internacional relacionó la disminución de la sindicalización con la creciente desigualdad en la distribución de los ingresos. Igualmente, un bajo nivel de afiliación sindical es el resultado de la falta de negociación colectiva, lo que refuerza la espiral descendente de los salarios. Este círculo vicioso debe terminar.

“Incluso el FMI relacionó la disminución de la sindicalización con la creciente desigualdad en la distribución de los ingresos”

Las cifras recientes recopiladas por el Instituto Sindical Europeo (ETUI por sus siglas en inglés) confirman un aumento sustancial de los ingresos de los trabajadores que tienen convenios gracias a la negociación colectiva. En Portugal, por ejemplo, los salarios brutos por hora de los trabajadores sindicalizados son un 20% más altos que el resto. En el Reino Unido, la prima sindical asciende a más del 14% y en Irlanda al 10%. Los jóvenes y las mujeres salen particularmente beneficiados. Un estudio alemán encontró que, en aquellas empresas con convenios colectivos, la brecha salarial de género se redujo en un 10%. La afiliación sindical para jóvenes trabajadores de entre 16 y 24 años en el Reino Unido se reflejó en un aumento salarial de un asombroso 43%.

En los próximos años, así como en la campaña para las elecciones europeas y las consecuencias que deriven de sus resultados, la CES continuará teniendo como prioridades absolutas el incremento salarial y la igualdad social.

Share

Comparte!!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on skype
Share on email
Share on print
Más Claridad

Últimos posts

¿A qué espera Von der Leyen?

Artículo de Cristina Antoñanzas, Vicesecretaria General de UGT, publicado en El Siglo de Europa En la Unión Europea existe una ley de igualdad salarial desde 1975, pero la brecha salarial de género es del 16% por hora trabajada, una diferencia salarial que va desde el 27% en Estonia al 2% de Eslovenia pero que afecta

Leer +

El futuro del trabajo

Artículo de Pepe Álvarez, Secretario General de UGT, publicado en el blog Valor Sindical El Ministerio de Trabajo prometió que la ‘Ley Rider’ que habrá de regular las plataformas digitales, estaría lista antes de acabar 2020. Bien, estamos a finales de enero, y la negociación entre los sindicatos, el Gobierno y la patronal lleva bloqueada

Leer +

Cambio de gobierno en EEUU: Alivio institucional y sindical

Artículo de Pepe Álvarez, Secretario General de UGT, publicado en el blog Valor Sindical Joe Biden ha tomado posesión de su nuevo cargo como presidente de los Estados Unidos de América hoy, 20 de enero, tras su victoria electoral el 3 de noviembre de 2020. La entrada en la Casa Blanca de este nuevo inquilino

Leer +

Digitalizar y recualificar, obligaciones inseparables

Artículo de José Varela, Responsable de digitalización en el trabajo de UGT, publicado en Cinco Días Ya nadie duda de que la digitalización será un eje fundamental para la recuperación de nuestra economía. El riego milmillonario en forma de ayudas públicas europeas ha obrado el milagro: la modernización digital de nuestro tejido productivo se ha

Leer +
Share
Share