Child playing making some experiments , while her mother working in the kitchen

Seamos valientes: creemos otra cultura

Artículo de Paula Ruíz Torres, coordinadora de UTC-UGT y miembro del Grupo por la Ciencia de UGT, Publicado en El Plural

Parece que esta semana estamos de enhorabuena. Se ha firmado el Pacto por la Ciencia y se firma la #AlianzaSTEAM por el Talento Femenino. Niñas en Pie de Ciencia, iniciativas de los ministerios de Ciencia e Innovación y  de Educación y Formación Profesional respectivamente; esta última para promocionar las disciplinas STEAM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas en relación con las Artes y las Humanidades, en sus siglas en inglés) entre las niñas y las mujeres jóvenes.

La Alianza se firma en el sexto Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, propuesto por la Asamblea de las Naciones Unidas para promover el acceso y la participación plena y equitativa en la ciencia para las mujeres y las niñas, además de para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, ya que la ONU, preocupada por un déficit generalizado de proyectos educativos y formativos alejados de los estereotipos de género en ámbitos científicos y tecnológicos, decidió impulsar el desarrollo del talento femenino vinculado a vocaciones y profesiones al alza en un mundo laboral marcado por la cuarta revolución industrial o la industria 4.0, donde, a la luz de los cambios de los últimos años, el trabajo demandado será cualificado y, además, tecnológico.

Incitadas a disciplinas donde no compitan con los hombres

Si bien es cierto que la tasa de escolarización femenina es mayor que nunca, no lo es menos que no cuentan con las mismas oportunidades que los varones para concluir sus estudios. En multitud de ocasiones, a las niñas se las incita y guía para que elijan disciplinas que favorecerán que trabajen en entornos laborales más tranquilos, menos demandantes por no tener que competir con hombres, pero, sobre todo, más femeninos y adecuados a su género y a lo que se espera de ellas como mujeres, como son las carreras relacionadas con los cuidados y la educación.

El problema no sólo es que se les generan creencias limitantes para su vida personal y laboral, sino que los trabajos que terminan desempeñando o bien no son los que habrían deseado o bien no responden a las demandas de un mercado laboral en constante evolución y en el que los estereotipos de género, los prejuicios, convenciones sociales y expectativas familiares les repercutirán negativamente, marcando el rumbo de sus vidas y, por supuesto, el de su formación y desarrollo profesional, y abocándolas, con alta probabilidad, a un futuro desempleo.

Las niñas se creen el doble mito de que a los niños se les dan mejor las ciencias y que los trabajos científico-tecnológicos les están reservados a ellos y que ellas no tienen cabida a ese universo tradicionalmente masculino. Los estudios internacionales apuntan a que es en torno a los 7 años cuando los estereotipos aprendidos en su infancia las hace tomar consciencia de que los niños son más aptos para las matemáticas y, cuando crecen en una cultura que no favorece el acceso a determinadas disciplinas en condiciones de igualdad social, llegan a pensar que ni tendrán posibilidades de acceder a los mismos puestos de trabajo que los hombres ni, por supuesto, la misma retribución o posibilidades de promoción profesional porque, más tarde o más temprano, tendrán que hacerse cargo de las tareas de cuidados familiares. A día de hoy, en pleno siglo XXI, esta situación describe el día a día de muchas niñas en edad escolar.

No podemos negar lo evidente: ya desde la infancia, la sociedad, los juegos infantiles, determinados modelos, paradigmas y referentes laborales y familiares a los que las niñas tienen acceso son responsables de iluminar, o no, el sendero por el que tendrán que transitar.

Un largo camino por recorrer

Como sociedad, tenemos la responsabilidad de crear una cultura científico-tecnológica femenina fuerte, donde las mujeres expertas en ámbitos punteros y con perspectivas laborales de futuro sean visibilizadas y constituyan un modelo a seguir, donde no haya lugar para más matildas, donde las mujeres no se sientan constantemente amenazadas por la necesidad de esforzarse doblemente para demostrar que son válidas, que no se les ha regalado nada, donde se les reconozca que tienen las mismas capacidades que sus homólogos masculinos y donde no se las acuse de que carecer de ciertas habilidades a las que, por el simple hecho de ser mujer, no pudieron acceder ni se les inculcaron con el mismo tesón y aplomo que a sus compañeros masculinos durante su infancia ni adolescencia ya que, a muchas, se las excluyó de determinados aprendizajes vitales por razón de género. Ya es hora de tomar cartas en el asunto. Ya es hora de decir ¡basta! Ya es hora de dejar de ignorar al 50% de la población.

Aun teniendo razones para un aparente optimismo esta semana, no hay que dejarse engañar. Queda un largo camino que recorrer porque la brecha de género en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas ha permanecido estable a nivel global durante la última década y, a menos que lleguemos más lejos y seamos capaces de superar las barreras sociales, culturales e intelectuales, las mujeres y niñas seguirán corriendo una carrera de obstáculos con tacones.

hora, más que nunca, es vital celebrar el Día internacional de la mujer y la niña en la ciencia.

Share
Más Claridad

Las crisis no son para el verano

Artículo de Pepe Álvarez, Secretario General de UGT, publicado en Diario.es Hay una receta progresista para la inflación: control de precios, límite a los beneficios empresariales, y escudo social. Y convenios colectivos con subidas responsables y cláusula de revisión a final de año para no perder poder adquisitivo ni parar la economía. Decía el poeta

Leer +

El coste del despido

Artículo de Pepe Álvarez, Secretario General de UGT, publicado en La Vanguardia. Una de las características fundamentales de la reforma laboral de 2021 es el cambio de paradigma que supone: por primera vez sirve para recuperar derechos de las personas trabajadoras. Tradicionalmente, las reformas laborales en España imponían un marco institucional degradador de derechos en

Leer +

Mejorar (y mucho) la nueva ley de empleo

Artículo de Cristina Estévez, Secretaria de Política Institucional y Políticas Territoriales de UGT, publicado en ElDiario.es  Que una parte del dinero que se da a las CCAA solo para programas de empleo y formación se retenga y se destine la parte necesaria para hacer los diagnósticos y tratamientos. Como dijo una vez Gurría (secretario general

Leer +

Romper un contrato

Artículo de Mariano Hoya, Vicesecretario general de Política Sindical de UGT, publicado en El Siglo de Europa. La seguridad jurídica es el presupuesto esencial para la realización del tráfico económico. La protección de los contratos es condición básica para dar estabilidad económica y social. Es comúnmente aceptado que cuando se rompe un contrato, cuando no se ejecuta en

Leer +
Share
Share