Asbestos corrugated roofing sheet being removed and sealed in a plastic sheet

La deuda social del amianto

Artículo de Pepe Álvarez, Secretario General de UGT, publicado en el blog Valor Sindical 

El asbesto, conocido popularmente como amianto, es un mineral de origen metamórfico compuesto de fibras de átomos de sílice y algunos metales como el magnesio, el manganeso o el hierro. Esta definición sacada de Wikipedia, parecería inofensiva si no fuera porque según la Organización Mundial de la Salud, el amianto es uno de los carcinógenos ocupacionales más importantes y provoca alrededor de la mitad de las muertes por cáncer profesional.

En España, desde mediados del siglo XX, millones de toneladas de amianto comercializadas principalmente bajo las marcas de uralita y fibrocemento, se instalaron en techos, tubos de conducción, contenedores de agua, y en infinidad de edificaciones y naves industriales hasta finales de los años 90, ignorando los indicios ya conocidos que demostraban el potencial altamente cancerígeno de sus fibras.

La peligrosidad de este material quedó clara en 1978, cuando el Parlamento Europeo declaró el amianto como sustancia cancerígena, y su uso fue prohibiéndose paulatinamente a partir de ese momento en la mayoría de los países desarrollados. En España, pese a las peticiones de sectores sanitarios para prohibir su utilización industrial a comienzos de los 80, tras detectar los primeros casos de exposición, tuvimos que esperar has el año 2002 para su prohibición definitiva. Durante este periodo, centenares de miles de personas trabajadoras de nuestro país, y sus familiares, se han visto expuestas a este agente cancerígeno. Incluso a día de hoy, encontramos situaciones de trabajadores y trabajadoras que siguen exponiéndose a este elemento, al tener que manipular materiales con amianto, que siguen instalados en edificios repartidos por todo el país.

Si bien es cierto que la legislación española reconoce al derecho de las personas trabajadoras afectadas a que se reconozca el origen laboral de sus dolencias y el acceso a las prestaciones asociadas a su declaración como enfermedad profesional, actualmente nos encontramos en la situación en la que muchas de las empresas donde se produjo la exposición no existen, lo que provoca una situación de indefensión avocada a litigios e incertidumbre.

La sociedad tiene una deuda pendiente con las víctimas del amianto y sus familias. Es el momento da saldar esta deuda con actuaciones claras y compromisos firmes y este martes, el Pleno del Congreso, tiene la oportunidad de saldarla si apoya la creación de un fondo de compensación para las víctimas del amianto, que garantice la correspondiente compensación. Su creación es una reivindicación histórica de UGT, que ayudará, sin duda a que las víctimas del amianto y sus familias no tengan que luchar en los juzgados, durante años, para reclamar sus derechos, con el elevado coste económico y personal que esto implica y el riesgo de obtener sentencias con resultados dispares.

Hacemos un llamamiento a los grupos parlamentarios para que apoyen la tramitación de la creación del fondo de compensación para las víctimas de amianto. Esta legislatura ha de ser la de la creación del fondo. La sociedad no puede demorarlo más, y las personas afectadas y sus familias no pueden espera más, es de justicia.

Share
Más Claridad

Las crisis no son para el verano

Artículo de Pepe Álvarez, Secretario General de UGT, publicado en Diario.es Hay una receta progresista para la inflación: control de precios, límite a los beneficios empresariales, y escudo social. Y convenios colectivos con subidas responsables y cláusula de revisión a final de año para no perder poder adquisitivo ni parar la economía. Decía el poeta

Leer +

El coste del despido

Artículo de Pepe Álvarez, Secretario General de UGT, publicado en La Vanguardia. Una de las características fundamentales de la reforma laboral de 2021 es el cambio de paradigma que supone: por primera vez sirve para recuperar derechos de las personas trabajadoras. Tradicionalmente, las reformas laborales en España imponían un marco institucional degradador de derechos en

Leer +

Mejorar (y mucho) la nueva ley de empleo

Artículo de Cristina Estévez, Secretaria de Política Institucional y Políticas Territoriales de UGT, publicado en ElDiario.es  Que una parte del dinero que se da a las CCAA solo para programas de empleo y formación se retenga y se destine la parte necesaria para hacer los diagnósticos y tratamientos. Como dijo una vez Gurría (secretario general

Leer +

Romper un contrato

Artículo de Mariano Hoya, Vicesecretario general de Política Sindical de UGT, publicado en El Siglo de Europa. La seguridad jurídica es el presupuesto esencial para la realización del tráfico económico. La protección de los contratos es condición básica para dar estabilidad económica y social. Es comúnmente aceptado que cuando se rompe un contrato, cuando no se ejecuta en

Leer +
Share
Share