Continuous line drawing of strong fist raised up. Human arm with clenched fingers, one line drawing vector illustration. Concept of protest, revolution, freedom, equality, fight for human rights.

Reconstruir un nuevo país

Artículo de Pepe Álvarez, Secretario General de UGT, publicado en el Grupo Vocento

Desde hace tiempo me preocupa que algunas personas que viven en este país no adviertan la importancia de las cuestiones que venimos reclamando las organizaciones sindicales. Preocupado porque considero que tal vez no estemos haciendo todo lo necesario para comunicar a la sociedad la justicia y necesidad de nuestras exigencias. Espero que este artículo sirva para ello.

En el mes de febrero de este año, UGT y CC OO hemos iniciado una serie de movilizaciones, contenidas, adecuadas al estado de pandemia en que vivimos. Tal vez incluso demasiado ordenadas para la situación de necesidad que se encuentra detrás. La razón que nos lleva a la movilización es sencilla y común a la de cualquier movilización anterior. La imposibilidad de conseguir objetivos primarios y básicos a través de la concertación.

Y es que la concertación social se ha convertido en una especie de consenso obligatorio que permite a una de las partes presentes paralizar la negociación. Hemos asistido con sorpresa a que mientras en los países de nuestro entorno se incrementaba el Salario Mínimo Interprofesional, en el nuestro no se subía por razones de teorización económica tertuliana.

El Salario Mínimo Interprofesional es un instrumento esencial para asegurar la distribución de riqueza. Y pese a las declaraciones de algún miembro del Gobierno no daña la competitividad de sectores maltratados por la crisis, porque todos ellos están cubiertos por la negociación colectiva con niveles salariales más elevados. El Salario Mínimo Interprofesional da cobertura a los ámbitos más desprotegidos, allí donde el poder sindical no alcanza. Sectores que no han sido, en general, perjudicados por la crisis, como el agrícola, o contrataciones de servicios, en algunos casos, de las propias administraciones.

Con idéntico estupor asistimos a la persistencia del Gobierno en retrasar el cumplimiento de sus compromisos electorales. En el mismo, se afirmaba con rotundidad la derogación de la reforma laboral. Y ahora que una mayoría parlamentaria sostendría esta posibilidad, por un lado, se delega en una negociación bilateral con la patronal que no va llegar a ningún lado puesto que la estrategia de esta no es sino dilatar la cuestión a la búsqueda del tiempo perdido. Y por otro, parece que subyace una posición ideológica, muy similar a la de Gobiernos conservadores anteriores, de no tocar ciertos instrumentos de presión sobre las personas trabajadoras en la crisis. Es como si de nuevo se quisiera que la salida de la crisis la pague la clase trabajadora. O no hemos aprendido nada o hemos aprendido demasiado.

De la crisis del 2012 se salió con peores salarios y condiciones, con enorme precariedad. De la crisis del 2020 se pretende que el escape sea el mismo. Y las organizaciones sindicales más representativas no estamos dispuestas. Porque sabemos que mantener herramientas jurídicas como el régimen actual que regula la ultractividad, la prioridad del convenio colectivo de empresa o la actual normativa sobre el despido colectivo, solo sirve para ahondar en el caos social y en la miseria. La regulación de la ultractividad vigente fue concebida sin demasiados ambages para atemorizar a la parte social en la negociación, empujándola a un callejón sin salida, bajo la amenaza de la perdida de vigencia del convenio ya pactado.

La prioridad del convenio colectivo de empresa se instrumentaliza para dar puerta libre al dumping social y a la competitividad a través de los bajos salarios. Y qué decir de la actual regulación del despido colectivo que permite a empresas que piensen que en situaciones como Alcoa pueden deshacerse de trabajadores a un coste ínfimo, existan o no razones que justifiquen esas medidas.

Es imprescindible dar un giro a la actual situación que nos devuelva a una situación de equilibrio actualmente rota. La supremacía normativa de la que goza la patronal es realmente insoportable y no hay argumentos para sostenerla. Un Gobierno de izquierdas no puede ni debe mantener esta regulación ni un minuto más.

Pero las movilizaciones, por desgracia, alcanzan a más ámbitos. En el curso de estas semanas, nos hemos quedado estupefactos por anuncios de regulaciones, tal vez globos sondas, dirigidos a ahorrar en un pretendido gasto presupuestario donde no se debe, rompiendo acuerdos y pactos. La extensión del periodo de cotización para la jubilación a 35 años es un insulto a acuerdos que aún no se han implementado como el de 2011. Y no lo vamos a admitir.

El sentido de la política debe cambiar. Debe conducirse a mejorar la vida de las personas. No a proteger los intereses de una casta privilegiada. Necesitamos medidas que reindustrialicen nuestro país, que finalicen con la brecha de género, que contribuyan a la paliar la creciente desigualdad. Y, sin duda, las medidas por las que nos movilizamos son una necesidad imprescindible.

Reconstruir para construir un nuevo país.

Share
Más Claridad

Ahora toca cumplir y derogar las reformas laborales

Artículo de Cristina Antoñanzas, Vicesecretaria General de UGT, publicado en El Siglo de Europa Llegamos a una cita histórica, como es el Primero de Mayo, arrastrando los mismos –o casi los mismos– déficits que otros años. La feminización de la precariedad, del trabajo a tiempo parcial, del trabajo de cuidados y la segregación ocupacional son

Leer +

Primero de Mayo: ahora toca cumplir

Artículo de Pepe Álvarez, Secretario General de UGT, publicado en el blog Valor Sindical  Justo un año después del 1º de Mayo más extraño que hemos vivido, hoy volvemos a celebrarlo en la calle. Lo vamos a hacer con toda la garantía de seguridad que la situación precisa, pero alzando la voz para que, de

Leer +

Pensiones justas

Artículo de Pepe Álvarez, Secretario General de UGT, publicado en el Blog Valor Sindical En todas las negociaciones que hemos mantenidos acerca de pensiones, hemos sido firmes y claros: el Ejecutivo debe cumplir sus compromisos y derogar la reforma de pensiones de 2013, procediendo a la revalorización automática de las pensiones cada año conforme al

Leer +

Ahora toca cumplir

Artículo de Olga Arribas, Secretaria General de UGT-Castilla-La Mancha, publicado en En Castilla-La Mancha  En este 1º de Mayo de 2021 UGT sale a la calle con la misma actividad que en 2019. Con total garantía de seguridad para todos los trabajadores y trabajadoras y respetando escrupulosamente las medidas de distanciamiento social y de protección,

Leer +
Share
Share